¿Qué contiene un eliquid?


No es novedad que la agenda de los medios de comunicación dedica recursos a pegarle al vapeo, probablemente impulsada por el lobby de las tabacaleras o de la industria farmacéutica.

Pensémoslo así: que vos fumes, implica que durante toda tu vida vas a poner dinero en el bolsillo de las grandes tabacaleras. Y cuando el cáncer te golpee después de toda una vida fumando, o la EPOC si sos de los más afortunados, la plata de los tratamientos médicos va derecho a las arcas de los grandes grupos farmacéuticos.

Es un negocio redondo: te venden la enfermedad y la cura.

Siguiendo esta línea, no resulta tan descabellado pensar que estas grandes corporaciones busquen accionar contra una terapia de reducción de daño, que es en definitiva lo que el vapeo representa, porque es una genuina amenaza contra sus ambiciones.

¿Y cómo es que accionan? Asustando a la gente con noticias sensacionalistas, flojas de papeles y sin ningún tipo de sustento médico o científico veraz y concreto, pero con titulares que impactan.

Y dentro de todo el abanico de patrañas que publican sistemáticamente, hay un aspecto en particular que los grandes medios aman tergiversar: el contenido de los e-liquids.

En los últimos años escuchamos y leímos que “los líquidos de vapeo contienen anticongelantes para autos”, que “la nicotina causa cancer”, que “los e-liquids llevan más de 4000 sustancias en su contenido”, entre muchas otras burradas.

Sería ingenuo creer que quienes publican estas noticias tan escandalosas no saben cómo está compuesto un e-liquid.

La realidad es que la fórmula es muy simple: Glicerina vegetal USP, Propilenglicol USP, aromas de grado alimenticio y por último, opcionalmente, nicotina.

Pero aunque la fórmula sea simple, resulta apropiado profundizar un poco más sobre cada componente.


Glicerina Vegetal o VG, por sus siglas en inglés.

La glicerina vegetal de grado farmacéutico (o USP - United States Pharmacopeia) se extrae de algunos aceites vegetales, como el de coco o el de palma, mediante un proceso conocido como hidrólisis. Es un líquido sin color ni olor, con un sabor apenas dulce y es soluble tanto en agua como en alcohol.

La VG es muy usada en la industria cosmética, gracias a sus propiedades hidratantes e hipoalergénicas, que la convierten en un componente ideal en productos destinados al cuidado de la piel.

En la industria alimentaria, también se emplea con frecuencia la Glicerina Vegetal; principalmente para la fabricación de bebidas, panificados, productos para diabéticos y golosinas.

En el caso del vapeo, la VG suele representar entre el 50% y el 80% del contenido de un e-liquid. En algunos casos estos porcentajes pueden ser menores, por ejemplo para la fabricación de sales de vapeo, que tienden a ser líquidos más livianos; o, en el otro extremo, el porcentaje de Glicerina Vegetal puede ser superior al 80% en los líquidos “Max VG”, que están pensados para dar una mayor producción de vapor.


Propilenglicol o PG, por sus siglas en inglés.

El PG de grado farmacéutico (o Propilenglicol USP) al igual que la VG, es un producto claro, incoloro, ligeramente viscoso e hidrosoluble que ayuda asegurar la calidad en alimentos, bebidas, cosméticos y productos farmacéuticos, entre otros.

Dentro de los múltiples usos del Propilenglicol, cabe destacar que es empleado frecuentemente en equipos de refrigeración, lo que lo convierte en un componente fundamental para la fabricación de los líquidos anticongelantes como los que usamos habitualmente en nuestros vehículos.

De ahí el mito de que los líquidos de vapeo tienen anticongelante para autos.

Parece ridículo, pero hay que aclararlo: que los líquidos de vapeo y los anticongelantes para autos tengan un componente en común no quiere decir que los líquidos de vapeo CONTENGAN anticongelantes para autos. Porque bajo ese cirterio, también podríamos decir, por ejemplo, que los e-liquids contienen cremas humectantes para manos.

Es un mito que por su grado de ridiculez, es incluso hasta gracioso y sin embargo es extremadamente fácil de vender en un titular del noticiero de las 8.

En lo que al vapeo se refiere, el PG representa entre el 20% y el 50% del contenido de un e-liquid, y es el encargado de “transportar” los aromas en su vaporización.


Aromas

Los aromas de grado alimenticio son el tercer componente necesario de cualquier e-liquids, y como su propio nombre nos adelanta, son los encargados de darnos ese mal llamado sabor, que en realidad no es sabor, sino aroma. Como un perfume o una vela.

Los aromas utilizados en la industria alimenticia para “saborizar” las comidas y bebidas que consumimos todos los días son los mismos que se utilizan en la industria del vapeo, y generalmente están diluidos en PG, aunque en algunos casos, también se consiguen diluidos en VG.

El porcentaje de aromas que contiene un e-liquid puede variar dependiendo de la combinación de notas que se busque lograr. Y también resulta un poco arbitrario arriesgar un porcentaje, porque los grandes fabricantes de e-liquids suelen ser bastante herméticos con sus recetas.

Después de todo, la combinación de aromas y sus cantidades son lo que determinan el corazón del e-liquid.

Nicotina

La nicotina es el cuarto y último componente de la lista, y es el único opcional. Este detalle, convenientemente, es el que los tendenciosos se olvidan de mencionar.

Y tiene sentido, porque históricamente la nicotina siempre estuvo asociada al cáncer, cortesía de los cigarrillos de tabaco convencionales.

La nicotina es el componente que genera dependencia, pero cualquiera que más o menos conozca lo mínimo indispensable sobre el ecosistema vapero, sabe que hay una enorme oferta de líquidos sin nicotina, destinados a aquellos que lograron dejar de fumar vapeando e-liquids con nicotina y que, posteriormente, bajaron su graduación hasta llegar a cero.

Si bien este componente tan polémico se encuentra también en los cigarrillos de tabaco, la evidencia científica demuestra de forma contundente que su consumo per se no genera cáncer, sino únicamente dependencia al consumo.

Por eso los fumadores son “adictos” al tabaco, aunque en realidad el término correcto es “dependientes”.

A diferencia del cigarrillo combustionado, quienes vapeamos e-liquids con nicotina sabemos exactamente cuántos miligramos consumimos.

Por ejemplo, si un e-liquid tiene 3 miligramos de nicotina por mililitro, que nos animamos a decir que es la graduación más consumida, y vapeamos 10ml por día, en total estamos consumiendo 10 miligramos de nicotina diarios.

Hacer este cálculo con un cigarrillo convencional es virtualmente imposible, porque no sabemos cuánta nicotina tiene cada marca o variante y tampoco sabemos cuántas inhalaciones se realizan por cada cigarrillo, o con qué grado de profundidad se realiza cada inhalación.

Otro punto a favor del vapeo.

Como dato de color antes de terminar este post, necesitamos mencionar que en los últimos años se está investigando el uso de la nicotina con fines terapéuticos para un abanico de patologías muy variado, siendo el Síndrome de Tourette una de las más relevantes.

Para más información al respecto, les recomendamos el documental You don’t know Nicotine (“No conoces la Nicotina”) del director Aaron Biebert.

Y hasta acá llegamos. El espíritu de este post es brindarles una herramienta concreta, corta y al pie, que les permita no sólo evacuar las posibles dudas generadas por las campañas de desinformación de los grandes medios guiados por agendas corporativas, sino también generar conciencia sobre lo que consumimos.

¡A difundir!


3 comentarios


  • Juan Pablo

    Es para copiar y pegar para todos los que les interesa y para los que quieren arruinar lo que realmente ayuda.


  • Marcos

    Hola qué tal. Soy nuevo en esto. Una pregunta los e-liquids traen azúcar? Ya que soy diabético. Gracias


  • Gustavo

    Muchas gracias, muy interesante e instructivo, la duda es si consumo 10ml a 3 miligramos de nicotina ,no estaría consumiendo 10 mililitros pero también 30 miligramos de nicotina ? O como es no lo entiendo


Dejar un comentario